You Will Meet a Tall Dark Stranger (2010) Dir: Woody Allen

19 Jun

Cuando los integrantes de El Fantasma de la Tolva decidimos crear una nueva sección dedicada a películas que se puedan encontrar en la cartelera de los teatros colombianos, casi caímos en la trampa de hablar sobre lo mismo que habla todo el mundo. Resulta que por esta época de vacaciones llegan al país las películas más esperadas por el público en general como son la cuarta parte de Piratas del Caribe o la quinta parte de Rápido y Furioso, esta última ambientada en Brasil y con Don Omar como estrella invitada. También proliferan las historias de súper-héroes salidos de comics como Thor o Captain America. Fue así como decidí en una tarde de martes ir a ver X-Men First Class animado por lo buenos comentarios que recibí de varias personas. El resultado fue el mismo de casi siempre, una película al mejor estilo de Hollywood de la cual todo el mundo habla pero que a mí está muy lejos de llenarme. Después de verla me di cuenta de que tampoco vale la pena hacer un post hablando sobre por qué no me gustan esas películas, pues la verdad eso es lo que haría un crítico cualquiera. Prefiero aprovechar este espacio para hablar sobre películas que no tienen mucha difusión mediática y que me inspiran un poco más para escribir. Por eso fue como una bendición dentro de todo este torbellino mediático de Hollywood poder ir a ver la película de Woody Allen que se está proyectando por estos días en Bogotá: You Will Meet a Tall Dark Stranger.

Hablar sobre Woody Allen es difícil porque aquellos que lo defienden, normalmente, son seudo-intelectuales que aburren a cualquiera con su discurso y aquellos que lo desprecian son personas tan inteligentes como mi querida hermana. Yo, con lo poco que he visto sobre este director debo decir que siempre hay algo bueno en sus trabajos y dentro de su sátira siempre hay más de una verdad oculta que me hace reír sobre nuestra graciosa condición humana. You Will Meet a Tall Dark Stranger puede que no le marque la vida a nadie pero es una buena historia que ilustra cómicamente lo que son las relaciones interpersonales.El reparto de la película está lleno de actores consagrados como Naomi Watts, Anthony Hopkins, Gemma Jones, Josh Brolin y Antonio Banderas que lo hacen con mucho profesionalismo.

La historia comienza cuando Helena (Jones) decide recurrir a una adivina para calmar el dolor que le causó su divorcio de Alfie (Hopkins). Este último es un viejo con delirio de juventud. Ellos tienen una hija llamada Sally (Watts) que está casada con Roy (Brolin), un médico que decidió convertirse en escritor. Resulta que Roy tan solo ha escrito una novela que tuvo mediano éxito y después de eso no ha sido capaz de acabar ninguna otra obra y en la práctica es un desempleado. Por tal razón Sally, una mujer estudiada y muy culta, se ve obligada a trabajar de mandadera en una galería de arte y además tiene  que pedirle a Helena para que le ayude con la renta.  A este cuadro familiar, Allen decide meterle picante con una ‘actriz’ joven por la que se enloquece Alfie, una vecina que se convierte en el deseo de Roy y el jefe de Sally que resulta ser encantador. Todas estas historias se van desarrollando a medida que Helena va desprendiéndose poco a poco de la realidad tomando whisky y oyendo la carreta de la adivina quien le augura la aparición de un extraño hombre oscuro. Al final todos enredan a más no poder sus vidas mientras esta vieja encuentra el mejor camino en medio de la locura.

La narración tiene el sello de Allen quien es recurrente tanto en la ambientación como con la manera de abordar los noviazgos, infidelidades y personajes frustrados. Por esta razón, aquel que haya visto alguna otra película de este director simplemente sentirá que está viendo más de lo mismo, que para sus detractores es una pendejada y para sus defensores es un chiste muy bueno. Cada quien tiene su opinión y a mí los giros de la trama que a primera vista parecen ridículos me parecen una gran caricatura de la condición humana y me agradan. En medio de su extensa filmografía que debe superar las 40 películas, Woody Allen ha hecho clásicos como Manhattan y Match Point y otros trabajos menores, como este que reseño ahora, pero creo que de todos se puede sacar un buen apunte. En este caso la moraleja es que no hay que estar loco para tirarse la vida y que aquellos a los que creemos locos resultan siendo los más sabios.

Después de tanta habladuría creo que me parezco a los seudo-intelectuales que desprecié hace algunos párrafos, pero como ya lo mencioné es difícil hablar de Woody Allen. De todas formas estoy feliz de haber reseñado Conocerás al Hombre de tus Sueños (como se llama la película en español) y no X-Men.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: