The Hurt Locker (2008) Dir: Kathryn Bigelow

6 Jul


Este ciclo me emociona, la verdad me encantan las películas sobre guerra, pero últimamente sólo una cinta me ha gustado a parte de Jarhead (2005). Posiblemente es porque estoy cansado de los finales felices en medio de miles de muertos (consecuencia de ver Pearl Harbor).

 Cuando  mi amiga Sandra me preguntó  si debería ver The Hurt locker, las únicas dos  razones  que se me vinieron a la cabeza fueron: la interminable lista  de  premios de la academia que obtuvo (Mejor película, director, guión original, montaje, mezcla de sonido y edición de sonido) y que Kathryn Bigelow había sido la única mujer en ganar un Oscar a mejor director, pero creo que  son más que suficientes. De la misma forma,  espero que estas razones  también persuadan a aquellos que no la han visto de hacerlo.

El sargento y técnico en explosivos; William James (Jeremy Renner), se une a la compañía bravo del campamento Victoria, que está  situado en las cercanías de Baghdad, durante la ocupación de Estados Unidos a Irak. James llega a reemplazar a su difunto predecesor, caído en un atentado días atrás. El argumento  se desarrolla mientras  James intenta convivir con Sanborn (Anthony Mackie) y Eldridge (Brian Geraghty); sus compañeros de compañía, desactiva bombas en vías públicas, enfrenta rebeldes iraquíes  y se relaciona con los pocos pobladores que no los creen hostiles. Estas labores normalmente difíciles, se hacen casi imposibles debido al comportamiento inusual y a los particulares métodos que utiliza el recién llegado a la compañía.

Kathryn Bigelow nos muestra la verdadera historia de la ocupación Estadounidense a Irak, sin el típico desenlace de Hollywood, donde estos tres soldados hubieran podido acabar con todo el medio oriente sin despeinarse. En medio de un constante ambiente de tensión, se pueden ver más de cerca las dos caras de la moneda, una, el drama de los miles de jóvenes que se enlistan pero que jamás hubieran querido estar en una guerra como esa, y la otra, la de aquellos que no soportan una vida fuera de la milicia; en la que no sientan que su vida pende de un hilo.

Esta denuncia cinematográfica, que no consiguió financiación por parte de ninguna de las grandes productoras, se caracteriza por la excelente fotografía y un sonido impecable. Toda una muestra de que con poco dinero se pueden hacer grandes cosas.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: