Archive | September, 2011

The Graduate (1967) dir. Mike Nichols

25 Sep

Al principio de la clásica cinta The Graduate, Ben Braddock (Dustin Hoffman) vuelve a casa donde le tienen organizada una fiesta con ocasión de su graduación del ‘college’. Es ahí que uno de los tantos amigos de sus padres (Mr. McGuire) le da el mejor consejo que se le pudo ocurrir y lo sintetiza en una palabra: plásticos. Esta escena grabada en 1967 le ha servido a dos de mis profesores para empezar sus cursos. Dudo que muchos cursos técnicos empiecen mencionando una película y que en el último año yo haya tomado dos cursos que empiecen mencionando la misma escena debe ser una señal. Señal de qué, aun trato de descifrarlo pero tal vez al final de esta reseña me quede alguna idea.

Como ya lo mencioné, The Graduate nos presenta a Ben justo después de graduarse del ‘college’ y por ende convertirse en el orgullo de sus padres. Sin embargo él no parece feliz sino confundido y fastidiado porque se ha dado cuenta de que no quiere la existencia y el futuro ordinarios que le ofrece su entorno. Aprovechando esta situación, Mrs. Robinson (Anne Bancroft) una amiga de sus padres, del doble de edad de Ben, casada y con una hija, se le mete por los ojos y logra seducirlo. Esta relación lleva al recién graduado a dejar de lado su propia vida para concentrarse exclusivamente en el sexo con esta mujer. La historia da un giro cuando entra en escena Elaine Robinson (Katharine Ross), la hija de Mrs. Robinson, de la que Ben se enamora perdidamente.

Fue imposible no sentirme identificado con el personaje de Dustin Hoffman con sus dudas existenciales y torpezas. Cualquier veinteañero caería ante la seducción de Mrs. Robinson y quién no se ha obsesionado con una mujer imposible como Elaine. La historia es universal y por años que pasen no deja de tener vigencia. Me encanta también que el libreto está plagado de situaciones cómicas que se van mezclando muy bien con la trama.

La forma en que está hecha la película es lo otro que hay que destacar. La escenografía va contando la historia y la edición para la época debió ser impresionante pasando de un ambiente a otro en un mismo movimiento. La banda sonora de Simon & Garfunkel es realmente auténtica y causa mucha recordación (por cierto hay gente que se vuelve loca con esta banda sonora, yo solo tengo que decir que no es la música que más me gusta). Por favor, si deciden verse esta cinta disfruten de cada toma en la que cada detalle parece pensado. Destaco la escena del traje de buceo y el final que tan cómicamente parodian en Wayne’s World 2.

Y después de toda esta habladuría vuelvo a la supuesta señal con la que comencé. Lo único que puedo decir es que por lo visto no soy el único desubicado y si hubiera nacido hace cuarenta años estaría en una situación similar a la de ahora. En cuanto a los plásticos, ese camino no se lo debo a Mr. McGuire.

Nothing Personal (2009) Dir: Urszula Antoniak

18 Sep

Soledad: No es para amargados, emos, fetichistas o desconsolados. Apta para soñadores, ilustres, críticos y apasionados por percibir el mundo. Es la tierra donde los árboles danzan al son de un acorde olvidado, donde solamente puedes caminar descalzo sobre pasto frondoso y sujetarlo con los dedos de tus pies o pasar por un campo de espigas y sentirlas suavemente con las palmas de tus manos recuerdan como ser un niño de ocho años. Allí, el café es tan exquisito que a veces quisieras no tomarlo simplemente olerlo, sentir el calor en tus manos y mejillas, y por ley un árbol te espera para que le susurres tu mejor libro. Soledad es vivir diferente y morir libre.

Lo anterior es mi intento por definir este concepto pero que no logra enmarcar la magia y esplendor del mismo. Fue en este punto, cuando las palabras faltan o sobran y no dicen nada, en el que el arte surge para calmar estos espacios. Aquí, abnegado por mi carencia de expresión tuve la fortuna de encontrar las escenas perfectas que en silencio hablarían por mí. En esas extrañas casualidades de la vida que algunos llaman destino me topé con éste filme, Nothing Personal.

La película cuenta la historia de dos personas Anne (Lotte Verbeek) y Martin (Stephen Rea). Ella una joven rebelde holandesa, casi vagabunda, que recorre los caminos de Irlanda. Él un hombre maduro, irónico, sabio y ermitaño que vive en una casa retirada en una pequeña isla de ensueño. Los dos comparten haber tomado el camino de la soledad que para ellos equivale a libertad.

Cuando las vidas de estos dos personajes se cruzan, Martin le ofrece trabajo a Anne a cambio de comida. La chica acepta con una condición: no habrá nada personal, sólo trabajo. En silencio bajo la sutileza de la cotidianidad la curiosidad del uno por el otro aumenta. Lentamente con mínimo dialogo y un paisaje agreste Anne cambia, casi imperceptiblemente, su mirada dura de piedra, su desconfianza y el temor de perder su muy apreciada libertad y tener que depender, al menos parcialmente, de otra persona. Paulatinamente su vida simple sigue el ciclo de los días y las noches, trabajo y descanso, aunque cada vez se acercan más, dándose el encuentro de estos dos universos pero ¿hasta qué punto llegaran?

Nothing Personal es un viaje fantástico en el que la soledad, la magia y la felicidad caminan tomadas de la mano transmitiendo la vida misma por los sentidos. Enigmática y espléndida propuesta que nos ofrece Urszula Antoniak, quien ganó cuatro premios Golden Calves en el Netherlands Film Festival en 2009, incluyendo el de Mejor Película. También ganó the Golden Leopard como mejor película en su debut en Locarno International Film Festival y Lotte Verbeek ganó allí como mejor actriz.

En lugar de palabras la cámara de Daniel Bouquet y el entorno natural al ritmo de una efectiva banda sonora mayoritariamente clásica expresan de manera elocuentes las emociones de la película. Nothing personal encuentra su enigma en su propio título; todo es mucho más personal de lo que nos quieren hacer creer.

Considero que es más que “una de esas películas europeas alternativas”, es un gran trabajo y pensamiento que con gusto comparto y recomiendo.

“Talent knows where to stop”

Duración: 85 mín

Disponible en: Descargas

Coffee and Cigarrettes (2003) Dir: Jim Jarmusch

4 Sep

Siempre he disfrutado de las conversaciones largas con amigos. Hablar de cuanto tema se viene a la cabeza es una práctica que siempre he tenido con Jozerep; fútbol, música, comida, mujeres y hasta potenciales guiones de películas futuristas, son temas que hemos tratado y que generalmente acompañamos con algún tipo  de bebida.  Deseándole un buen viaje y un pronto regreso a Jozerep, publico esta reseña.

Basado en el corto homónimo y ganador de una palma de oro, Coffee and Cigarrettes reúne 9 diferentes historias  en las que sus personajes tienen singulares conversaciones mientras beben café y fuman. La película, que fue rodada en blanco y negro, es de una sencillez que a muchos parecerá aburridora, pero que si se logra no tener muchas expectativas y simplemente pensar que se está oyendo hablar a un grupo de amigos, se convierte en una cinta bastante divertida.

 Lo perspicaz del  humor de Jarmusch se refleja en cada uno de diálogos, en los que se trata  lo cotidiano, la música, el odio, la familia y hasta la formas de disfrutar la vida. Tan variadas como las marcas de cigarrillo, los encendedores, el modo en que se bebe el café y se fuma, son los personajes (en su mayoría representando su verdadera identidad) que pasan por esta cinta, entre los que están Iggy Pop, Tom Waits, Jack y Megan White, Cate Blanchett y Bill Murray. Una divertida y satírica cinta, que algunos consideran un exceso en relación a su predecesor corto, pero que tiene actuaciones y ocurrencias tan divertidas que hacen pasables de las partes planas. Sobra nombrar los acompañantes propicios para verla.

Duración: 95 min