The Graduate (1967) dir. Mike Nichols

25 Sep

Al principio de la clásica cinta The Graduate, Ben Braddock (Dustin Hoffman) vuelve a casa donde le tienen organizada una fiesta con ocasión de su graduación del ‘college’. Es ahí que uno de los tantos amigos de sus padres (Mr. McGuire) le da el mejor consejo que se le pudo ocurrir y lo sintetiza en una palabra: plásticos. Esta escena grabada en 1967 le ha servido a dos de mis profesores para empezar sus cursos. Dudo que muchos cursos técnicos empiecen mencionando una película y que en el último año yo haya tomado dos cursos que empiecen mencionando la misma escena debe ser una señal. Señal de qué, aun trato de descifrarlo pero tal vez al final de esta reseña me quede alguna idea.

Como ya lo mencioné, The Graduate nos presenta a Ben justo después de graduarse del ‘college’ y por ende convertirse en el orgullo de sus padres. Sin embargo él no parece feliz sino confundido y fastidiado porque se ha dado cuenta de que no quiere la existencia y el futuro ordinarios que le ofrece su entorno. Aprovechando esta situación, Mrs. Robinson (Anne Bancroft) una amiga de sus padres, del doble de edad de Ben, casada y con una hija, se le mete por los ojos y logra seducirlo. Esta relación lleva al recién graduado a dejar de lado su propia vida para concentrarse exclusivamente en el sexo con esta mujer. La historia da un giro cuando entra en escena Elaine Robinson (Katharine Ross), la hija de Mrs. Robinson, de la que Ben se enamora perdidamente.

Fue imposible no sentirme identificado con el personaje de Dustin Hoffman con sus dudas existenciales y torpezas. Cualquier veinteañero caería ante la seducción de Mrs. Robinson y quién no se ha obsesionado con una mujer imposible como Elaine. La historia es universal y por años que pasen no deja de tener vigencia. Me encanta también que el libreto está plagado de situaciones cómicas que se van mezclando muy bien con la trama.

La forma en que está hecha la película es lo otro que hay que destacar. La escenografía va contando la historia y la edición para la época debió ser impresionante pasando de un ambiente a otro en un mismo movimiento. La banda sonora de Simon & Garfunkel es realmente auténtica y causa mucha recordación (por cierto hay gente que se vuelve loca con esta banda sonora, yo solo tengo que decir que no es la música que más me gusta). Por favor, si deciden verse esta cinta disfruten de cada toma en la que cada detalle parece pensado. Destaco la escena del traje de buceo y el final que tan cómicamente parodian en Wayne’s World 2.

Y después de toda esta habladuría vuelvo a la supuesta señal con la que comencé. Lo único que puedo decir es que por lo visto no soy el único desubicado y si hubiera nacido hace cuarenta años estaría en una situación similar a la de ahora. En cuanto a los plásticos, ese camino no se lo debo a Mr. McGuire.

Advertisements

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: