Archive | Comentarios sueltos RSS feed for this section

Todos llegamos tarde… o a destiempo

19 Aug

Deformando el “todo nos llega tarde” del poeta Julio Flórez, podría uno decir que “todos llegamos tarde” o por lo menos a destiempo. Bien lo supo Sigmund Sommer, dueño del caballo de carreras Sham. El animal estaba destinado genéticamente para convertirse en leyenda ya que su corazón pesaba 8.2kg, aproximadamente el doble del promedio del de un corcel común y corriente, lo que le daba una potencia sin igual a la hora de competir. El problema fue que Sham tuvo como rival a Secretariat, un perisodáctilo sobrenatural con un corazón de unos 10.0kg que lo humilló en cuanta competencia pudo (la historia fue transformada en película por Disney). La situación no ha sido exclusiva de los hipódromos y en el cine más de uno ha tenido que aprender la lección.

Cuando los productores de Blancanieves, maravillosa cinta española de 2012 dirigida por Pablo Berger, compraron el proyecto seguramente lo hicieron creyendo que la iban a sacar del estadio por lo novedoso del mismo. El principal atractivo era que iba a ser la primera película de cine mudo hecha desde los años 20. Sin embargo, mientras el filme ibérico estaba todavía en producción, en mayo de 2011 se estrenó en Cannes The Artist, un trabajo también maravilloso que le rindió homenaje a esas películas mudas que hace décadas habían dejado de producirse. Para rematar, en 2012 se estrenaron Mirror Mirror y Snow White and the Huntsman, basadas en el mismo cuento de los Hermanos Grimm en que se basaba el proyecto español. Eso quiere decir que para cuando se estrenó Blancanieves la historia ya estaba más que trillada en la cartelera y la novedad del mutismo había dejado de serlo. El resultado fue que la película que estaba destinada a hacer historia terminó convertida en una curiosidad de cinéfilos.

Una situación similar se presentó a finales de los 80. El aclamado director checho Milos Forman (One Flew Over the Cuckoo’s Nest y Amadeus) se econtraba trabajando en el libreto de lo que sería su próxima película basada en la novela francesa del siglo XVIII Les Liaisons dangeresuses cuando se anunció que Stephen Frears estaba preparando también una versión cinematográfica del mismo libro. La carrera la ganó Frears y en diciembre de 1988 se estrenó Dangerous Liaisons. La acogida fue espectacular y el filme fue postulado a siete premios Oscar, incluyendo por supuesto el de mejor película. Menos de un año después, en noviembre de 1989 Forman estrenó su versión, Valmont. La historia era prácticamente la misma y las comparaciones fueron inevitables. Valmont no gozó de mucho éxito ya que el público y la crítica no encontraron ninguna contribución notable a lo que su predecesora había ya mostrado, una lástima porque la película es realmente entretenida.

Hace poco se publicó en Total Film un lista con las 30 películas más infravaloradas de los 90 y seguramente la causa raíz de su fracaso fue el momento inapropiado en el que vieron la luz. Malditas sean las circunstancias de tiempo y lugar, que le negaron la gloria a Sham, Blancanieves y Valmont. Pero bendito sea el cine que permite que con el tiempo se reivindique a quienes lo merecen. No será tarde entonces para disfrutar de Maribel Verdú en su papel de madrastra perversa de Blancanieves y de la interpretación que hizo Colin Firth del libertino vizconde de Valmont.

En Twitter: @peresoj

About time (2013) – Dir Richard Curtis

20 May

Cada día me encuentro con una persona nueva que nunca pensaría que me dedico en secreto a consentir a un fantasma en una tolva contándole sobre películas. De vez en cuando aparece una persona que se interesa en el bienestar del pobre fantasma y nos regala un aporte para la causa. En ésta ocasión la señorita Luludaino nos sorprende con éste grandioso aporte.

Sobre About time, por Luludaino.

Quién no ha pensado alguna vez: “Ojalá pudiera devolver el tiempo para no decir eso”, “Si tan sólo pudiera revivir todos los momentos vividos con ella”, “Ojalá pudiera regresar y no dejarla ir”. Esa es la premisa de About Time, la última película del director británico Richard Curtis, un experto en comedias románticas que se encargó de traernos clásicos como Cuatro bodas y un funeral, Realmente Amor y El Diario de Bridget Jones, personalmente una de mis películas favoritas ya que retrata de manera muy cómica pero real la presión que la sociedad ejerce sobre las mujeres a medida que vamos llegando a etapas avanzadas de nuestra vida solteras y sin haber alcanzado la “realización” personal. Esperen de mí muchas reseñas de comedias románticas, ya que a pesar que soy una amante de todo tipo de cine, también soy mujer y como a todas,  a veces me gusta creer en esas historias de amor imposibles con finales felices a pesar de todos los obstáculos, así la vida real no sea para nada así.

About Time cuenta la historia de Tim Lake, un joven tímido, poco atractivo y nada popular socialmente, cuyos problemas para conquistar mujeres y tener novia se compensan con el amor de una familia muy particular, compuesta por un tío loco y con problemas de memoria, una mamá estricta y poco expresiva sentimentalmente, una hermana loca de atar pero descrita por el mismo Tim como “la cosa más maravillosa del mundo” y un papá que lo es todo para él, un ex profesor inteligente, sincero y sabio, con un secreto que se convertirá en el hilo conductor de toda la película.

A sus 21 años, a Tim le es revelado por su padre que tiene la capacidad de viajar en el tiempo, así como la tiene él y todos los hombres de la familia. Nunca pueden viajar hacia el futuro, solamente hacia el pasado, y si llegasen a tener hijos, nunca podrían volver a viajar en el tiempo antes de haberlos tenido, ya que eso desencadenaría que cada vez que regresaran al presente su hijo sería diferente. Desde ese momento, Tim utilizará ésta habilidad para hacer con su vida personal lo que no había hecho antes, especialmente para tomar más riesgos y superar sus inseguridades con el único objetivo de encontrar el amor. Tendrá segundas, terceras y hasta cuartas oportunidades, y de ese modo vivirá situaciones que lo llevarán a conocer la desilusión, el desamor pero también la ilusión y el amor, representados en Mary, una norteamericana espontánea, divertida e intelectual, que se convertirá en el amor de la vida de Tim.

A pesar de no ser una película con un argumento poderoso, está llena de pequeños detalles y con eso logra transmitir un mensaje poderoso: que aunque muchos de nosotros quisiéramos tener la habilidad de viajar en el tiempo para corregir nuestros errores del pasado, es posible que un día nos demos cuenta que la magia no está en hacerlo, sino en vivir cada día como si fuera el último y aprender a disfrutar las pequeñas cosas que nos rodean, las personas que escogemos para que nos acompañen en el viaje y también las que no. Es una película con un relato simple, sin pretender nada innovador, pero refrescante y entretenida, que renueva desde una perspectiva optimista el valor de la familia.

Domhnall Gleeson en el papel protagónico logra convencer como el tímido y acomplejado Tim, interpretando un personaje que crece poderosamente a lo largo de la película y nos lleva a recorrer más de 10 años de su vida, siendo testigos de cómo la habilidad para viajar en el tiempo moldea su personalidad y lo ayuda a amar todos los días más y mejor a Mary, interpretada por Rachel McAdams, una de mis actrices favoritas y quien se ha convertido en un ícono de éste género desde su estupenda participación en The Notebook. McAdams logra darle al personaje de Mary los toques de inocencia y dulzura suficientes para hacerla la compañera perfecta de Tim.

Definitivamente los invito a que la vean, y aunque muchos puedan pensar que ésta película se queda corta en efectos especiales que muestren de una mejor manera los viajes en el tiempo, la verdad es que Curtis no está queriendo plantear una gran historia sobre viajes en el tiempo, sino que todos pensemos en el valor que verdaderamente le damos al tiempo, a las personas que nos rodean, y cómo debemos aprovechar cada minuto que tenemos como si fuera el último, porque si lo hacemos, no querríamos devolver el tiempo así tuviéramos la oportunidad de hacerlo.

PÁLIDO ALI

24 Mar

El primer recuerdo que tengo de una transmisión de Juegos Olímpicos es el de un hombre negro, viejo y tembloroso encendiendo la antorcha olímpica con un estadio colmado de gente coreando su nombre. Yo, en mi pueril ignorancia, tuve que preguntarle a mi mamá quién era ese tipo. Ella miró el televisor e inmediatamente respondió: Mohamed Ali. Mi mamá, a la que poco y nada le interesa el deporte, me contó que él era el boxeador más grande de todos los tiempos y se mostró conmovida al notar que estaba sufriendo de Parkinson, el cual ella atribuyó a los golpes recibidos en la cabeza durante su carrera profesional. Entonces, el hombre al que yo estaba viendo no era un tipo cualquiera, era una leyenda viviente. Al pasar de los años he seguido oyendo, viendo y leyendo cosas sobre M. Ali, que además de haber sido uno de los mayores deportistas que ha dado el mundo también es fue uno de los personajes más influyentes y controversiales de la historia de los EEUU. Es por esto que no es de extrañar que Hollywood haya producido una película basada en la vida de este mítico hombre. La obra en mención se llama Ali, fue escrita y dirigida Michael Mann, protagonizada por Will Smith, se estrenó en Colombia en el año 2002 y yo la pasé por alto hasta 2014, año en el que al fin la vi. La parte triste de la historia es que la película está muy por debajo de la grandeza del personaje.

Empezaré diciendo que Ali nunca me la recomendó nadie, por fortuna, la vi motivado por una visita al Muhammad Ali Center en Lousiville, ciudad natal del boxeador. El Center es un lugar dedicado a difundir los seis principios sobre los cuales se supone que él construyó su legado: confianza, convicción, dedicación, dar, respeto y espiritualidad. Para mí fue una visita bastante entretenida ya que la exhibición reconstruye la leyenda acertadamente y sin esconder al ser humano lleno de errores y contradicciones detrás de ella. La película se me antojó como lo que podría ser un complemento perfecto para lo visto en el museo. Sin embargo, lo que me encontré fue una obra muy larga, plana y mal narrada.

El filme cubre la vida de M. Ali desde 1964, cuando obtuvo por primera vez el título mundial de los pesos pesados, hasta 1974, cuando reconquistó el mismo título en una legendaria batalla llevada a cabo en Zaire, con la adición de una escena inicial que lo muestra de niño. Esto significa que se cubren los 10 años durante los que Cassius Clay, el nombre original de Ali, dio los pasos necesarios para convertirse en un personaje de relevancia mundial tanto por sus logros deportivos como por sus posturas políticas y teológicas. Por mencionar algunos hechos, durante esos años el mítico boxeador se convirtió en militante de la Nación del Islam, , se cambió de nombre, se casó dos veces y se le prohibió pelear profesionalmente durante tres años después de que se negara a prestar servicio militar. Resumir en una película esa década en la vida de una persona tan activa, importante y controversial no es una tarea sencilla ya que el material es mucho y denso. Más titánica aún es la tarea de desvelar al ser humano y las conexiones emocionales que hay por debajo de ese mar de hechos. Es precisamente en ese último aspecto en que falla Ali. La sensación que queda es que la película no deja mucho más que el artículo sobre M. Ali que aparece en Wikipedia. La narración es una sucesión superficial de hechos y el ser humano detrás de ellos nunca sale a la luz. Inútiles resultan los esfuerzos por dramatizar la historia con la inclusión dentro de la trama de momentos de cortejo, peleas maritales y las profundas amistades del protagonista con Budini Brown, Howard Cosell y Malcolm X, ya que se salta de una escena a la otra sin un hilo conductor definido. El resultado es una película que al final no dice nada.

Tan poco hay de fondo en Ali que casi seis minutos de la película son dedicados a ver a M. Ali corriendo por las calles de Kinshasa con una multitud gritando a su alrededor. Una escena larguísima que no aporta nada y merece ir directo al pabellón del olvido.


Sobre el trabajo de W. Smith hay que destacar que por momentos logra parecerse en demasía al personaje de la vida real. A pesar de esto, el Ali de la película no transmite las increíbles energía y vitalidad que son notorias cuando se ven las grabaciones del verdadero Ali. Pero para ser justos, la verdad es que resulta difícil creer que algún actor hubiera podido hacer mucho más que el señor Smith con tan pálido libreto.

Seguramente Hollywood hará algún día una película a la altura del campeón Ali. El filme de Michael Mann fue un intento fallido. Al que quiera empaparse de la vida de este magno atleta y figura pública tal vez le vaya mejor dirigiéndose a When We Were Kings, Facing Ali o cualquier otro documental que se encuentre por el camino.

En Twitter: @peresoj

Malèna (2000) – Dir. Giuseppe Tornatore

16 Oct

large_dBZsjCiaUCItqbvnrWClLTDufBW

Hace un tiempo los granos de la tolva fueron robados por un ladrón internacional. Claramente no podíamos permitir  que los vendieran en el exterior y nos dejará sin nuestra anhelada provisión. Por ello lo empezamos a seguir por todo el mundo, como en atrápame sí puedes.

En aquella travesía, cuando seguía el rastro por toda la unión europea, tuve la oportunidad de conocer muchas culturas, expresiones, comidas, bailes y en especial chicas. Rubias, pelirrojas, pelo castaño con ojos claros azules, verdes, miel… hermosas euro-chicas libertinas por doquier (cual  paraíso para Barney Stinson o Charlie Harper). Pero de todos estos tipos de europeas una en particular me encantó, que digo me enamoró. Fue en Roma donde la vi; aquella mujer hermosa, de cabello negro y largo liso, piel tersa y labios rojos intenso, caminando en mi dirección por una estrecha calle peatonal con tal ritmo que su vestido de verano oscuro danzaba y deslumbraba a su paso. Iba feliz, tal vez enamorada, con una rosa roja que sostenía con sus dos manos contra su pecho. Mi reacción ante ésta belleza fue tal que me brillaron los ojos y me quedé con la boca abierta, o eso me imagino. Sólo sé que, coqueta, me regaló una sonrisa que nunca olvidaré.

Al sentirme tan ingenuo, impresionado y enamorado por aquella mujer, no pude dejar de identificarme con Renato, aquel niño de 13 años que, en medio de la declaración de guerra de Italia a África, la guerra greco-italiana y la segunda guerra mundial, tiene uno de sus mejores días cuando recibe su primera bicicleta y conoce a Maddalena Scordia, la mujer más bella de Castelcutò, una pequeña villa de Sicilia (Italia).

 

Fran Kapilla

Así inicia la historia de Renato con Maddalena (conocida en la villa como Malena), la joven de 30 años sola, casada con un militar en servicio en el extranjero, muy sola, envidiada por las mujeres del pueblo e idolatrada (o vista como objeto sexual) por los hombres.

Renato está totalmente obsesionado (o enamorado como un tonto) de ésta mujer al punto de seguirla cuanto puede por el pueblo, fantaseando con historias épicas donde se ganaría el amor de ella y una que otra pilatuna que surge por la llegada de la pubertad. Él ve a Malena a través de los años sufrir y probar su temple a raíz de su soledad y posterior dolor cuando se informa que su esposo ha muerto, los efectos de la calumnia, pobreza y las humillaciones de un pueblo machista, consumido por el cinismo y apariencias. A través de los ojos de Renato se encuentra una mujer amorosa y distinguida. El amor puro de este chico es lo que finalmente hace la diferencia en sus vidas.

El director Giuseppe Tornatore nos presenta este drama romántico que, con su apropiada dosis de humor (y a pesar de algunas escenas fuertes), logró el gran reconocimiento de filmes anteriores como Cinema Paradiso y The Legend of 1900. La película fue criticada por su representación de la sexualidad adolescente, así como la falta de diálogo, pero su banda sonora y su fotografía fueron elogiadas, siendo nominadas a los Oscar. La cámara es una melodía en movimiento continuo que se adapta a todas las situaciones y ritmo de la historia, desde un plano fijo a tomas siguiendo vehículos. Las hermosas imágenes de las calles estrechas, la playa, la plaza principal y el mercado se enriquecen con banda sonora de Ennio Morricone, meritoria a las nominaciones y premios recibidos como el premio nacional a la mejor música en Italia. La despampanante Monica Bellucci (Malena) y Giuseppe Sulfaro (Renato) hacen la pareja perfecta en sus roles de diva y niño precoz respectivamente.

Al finalizar encontrarán reconfortante ver paso de la niñez a la adolescencia y todo lo que esto conlleva en el entorno de la guerra y crecerán junto con el personaje. Los invito entonces a re-vivir (o conocer, para las mujeres)  la experiencia de la pubertad masculina de una manera jocosa, romántica y molto bella.

 

the only true love is unrequited love

PS: el misterio del ladrón será resuelto en otro post.

The Bling Ring (2013) Directora: Sofia Coppola

7 Oct

Ya soy conocido por traer películas pop al blog y esta no va a ser la excepción. No sé si eso sea motivo de odio para los lectores frecuentes, pero hasta el momento no he recibido quejas al respecto. En esta ocasión me dejé llevar nuevamente por mis hormonas y le aposté a  The Bling Ring, Emma Watson aparecía en el tráiler y con eso ya tuve una razón para escogerla para mi reseña…  A veces  soy bien básico.

Después de ganar el león de oro del festival de Venecia por Somewhere (2010), Sofia Copolla  decidió escribir una historia gracias a un artículo que leyó en la revista Vanity Fair. El artículo hablaba sobre un grupo de jóvenes que habían entrado a casas de celebridades y robado más de 3 millones de dólares en ropa y accesorios.

The Bling Ring trata sobre Rebecca y Marc,  dos estudiantes de secundaria que viven en la ciudad de Los Ángeles, rodeados de todo el glamour y la cultura de consumo de esta ciudad, que buscan nuevas experiencias robando automóviles y casas de compañeros,  sin mayores consecuencias. Así es como empieza una serie de hurtos en casas de celebridades, a la cual se unen Nicki (Emma Watson) y Chloe, lo que se convertirá en la mejor forma para acercarse a ese mundo de opulencia y fama que tanto han admirado, todo en medio de alcohol, cocaína y fiesta.

En términos generales puedo decir que me quedé esperando más, pienso que la película muestra a los personajes por encima. Es una clara crítica al mundo en el que estamos viviendo, pero no sé  por qué uno se queda esperando que vayan más a fondo. Por otra parte, me pareció que hubo exceso usando la cámara lenta y eso me aburre. No sé si fue que interpreté mal la intención de Sofia Copolla (no me extrañaría). De todas formas, la película tiene muchas cosas buenas: la interpretación de Emma Watson es genial, la música (con varios temas originales)  lo hace sentir a uno dentro de las escenas y la parte gráfica es llena de color y luz.

Yo puedo decir que me entretuve en partes,  que la película está súper bien hecha, pero muchos (incluyéndome)  pueden decir que se queda corta. Espero que la próxima entrega de la heredera de Francis sea mejor que esta. Sin embargo, no dejen de verla, les aseguro que es mejor que cualquiera de Dago García.

The Lovely Bones (2009). Director: Peter Jackson.

21 Sep

¿Qué pasaría si una niña de 14 años fuera asesinada y su alma quedara atrapada en el limbo? ¿Cómo sería el cielo de una adolescente? ¿Qué estaría presente de la Tierra? ¿Qué tipo de sentimientos desarrollaría? ¿Y qué pasaría con su familia? ¿Cómo este hecho tan terrible afectaría la dinámica familiar? ¿Y qué pasaría si el asesino ha matado a más niñas? ¿Y, finalmente, qué pasaría si su hermana estuviera en peligro?

Estas preguntas se intentan responder en la película “The Lovely Bones” de Peter Jackson. Susie Salmon (Saoirse Ronan) es una niña de 14 años, acribillada por un asesino en serie/pedófilo (Stanley Tucci, una gran actuación, en mi opinión) que vivía cerca de su casa. La historia se cuenta a través de Susie; es ella quien cuenta quién la mató y es su “otra vida” la que conocemos.

Image

La historia toma lugar en los años 70, en Estados Unidos, una época en la que nadie pensaba que cosas así podían ocurrir. Se muestra la forma como este acontecimiento afecta la vida de su familia más cercana: su papá (Mark Wahlberg) se obsesiona con resolver el caso y encontrar su cuerpo; su mamá (Rachel Weisz) no logra superar la presión y decide irse; su hermano no logra entender por qué ella se fue; y su hermana está decidida a encontrar al culpable, sin saber que ella también está en peligro.

Me gusta la historia de esta película porque, aun cuando no es un tema bonito, la forma en la que se cuenta es muy interesante. Me encanta la fotografía y la escenografía, la forma que tiene el cielo de una niña de 14 años. Personalmente, me sorprendió gratamente la forma en la que se muestra la conexión que hay entre la familia y lo que Susie vive en su otra realidad. Una escena particularmente, en la que intervienen barcos en botellas, es muy conmovedora. La imaginación de Jackson no tiene límites.

Pienso que por solo la actuación de Stanley Tucci la película vale la pena; es increíble cómo le dio vida al asesino. Simplemente con miradas, con gestos sencillos, con la respiración y un movimiento de pupilas, logra que experimentemos los sentimientos más espeluznantes.

Y, bueno, si a alguno de ustedes les interesa conocer las respuestas a las preguntas del principio, los invito a que vean esta película.

ANTES DEL ÚLTIMO ANTES

26 Aug

En 1995, Celine, una joven francesa de poco más de 20 años, está en un tren por algún lugar de Europa oriental, una pareja a su lado discute a los gritos y ella decide cambiarse de puesto para no tener que aguantárselos. Al hacer ese cambio ella queda sentada junto a Jesse, un joven gringo de su misma edad, y empiezan una conversación. La empatía es inmediata y los dos deciden bajarse en Viena para seguir hablando hasta que el avión de Jesse salga para EEUU en las primeras horas del siguiente día.

En 2004, Celine, una francesa de unos 30 años, se acerca a una librería en París para asistir al lanzamiento de un libro. El autor de ese libro es Jesse, un gringo de su misma edad, que ha escrito un relato ficcional basado en un encuentro inolvidable que ellos dos tuvieron en Viena en el ya lejano año de 1995. Una vez se termina el evento, Celine y Jesse se ponen a hablar durante la última hora de él en Paris antes de tener que irse para el aeropuerto.

Las dos son películas del director R. Linklater protagonizadas por J. Delpy y E. Hawke. La primera se llama Antes del amanecer y es el relato de una fantasía juvenil sobre encontrar a una persona maravillosa en medio de unas vacaciones y vivir un romance intenso de tan sólo unas cuantas horas. La segunda se llama Antes del atardecer y retoma a aquellos personajes que 9 años atrás se habían encontrado para ponerlos a hablar durante 80 minutos.

before-sunrise-movieSin muertos, traiciones ni ninguna clase de misterio, Delpy, Hawke y Linklater se las arreglan para mantener al espectador pegado a la pantalla durante la conversación fluida entre los dos protagonistas. Es que al final la vida sucede así. Los amoríos, en la gran mayoría de los casos, no son producto de increíbles aventuras o situaciones del fin del mundo. Son, por lo general, resultado de unas cuantas buenas conversaciones y eso es lo que sintetizan estas películas.

La pregunta es ¿por qué es interesante ver a Celine y Jesse enamorarse? La respuesta es simple, porque el dialogo entre los dos es atrapante. Cuando se conocen y pasean por Viena hablan sobre noviazgos, música, intercambian teorías sobre la reencarnación y el amor y, por supuesto, hablan sobre volverse a encontrar. Nueve años después hablan sobre la vida en pareja, la felicidad y el azar, todo enmarcado dentro de la añoranza de una vida que debieron pero no pudieron vivir juntos.

Antes del amanecer fue escrita por Linklater en compañía de K. Krizan. Antes del atardecer contó, además, con la colaboración de Delpy y Hawke que se apropiaron de los personajes y ayudaron a escribir los libretos. La verdad es que la segunda película lleva el concepto de la primera a un nuevo nivel. Los personajes parecen mejor definidos y la conversación se ve añejada por los 9 años que separan al primer encuentro del segundo. Otro punto a destacar es la apuesta que hizo Linklater en 2005 por hacer que la película transcurriera como una charla en tiempo real. Esto se logra con secuencias supremamente largas en las que los personajes caminan por París mientras hablan. El resultado es magnífico: una película que aparenta ser totalmente natural, espontánea y sincera.

Todo esto para decir que en 2013, Celine, una francesa de unos 40 años, y Jesse, un gringo de su misma edad, están de vacaciones en Grecia y van a tener una nueva conversación Antes de la medianoche.

P. D. Before Midnight fue estrenada en EEUU el pasado mes de junio con gran éxito. A fecha de 25 de agosto, ninguno de los distribuidores de cine en Colombia ha confirmado si la traerá al país.

En twitter: @peresoj