Archive | Cotidiano RSS feed for this section

OFFICE SPACE (1999) DIR: MIKE JUDGE

30 Jan

Para esta serie sobre lo cotidiano, antes de IKIRU o VIDAS CONTADAS, los autores de este blog pensamos en OFFICE SPACE y por eso hemos decidido acabar este ciclo (algún día podremos retomarlo) con este post especial. Es especial porque en su realización intervinimos wilfo, mrdiego y jozerep y porque además viene acompañado por una serie de regalos para nuestros lectores.

OFFICE SPACE es una obra maestra del director Mike Judge, conocido por ser el creador de la afamada serie BEAVIS AND BUTTHEAD, en la que se aborda la cotidianidad de una manera cómica. La historia gira en torno a Peter Gibbons (Ron Livingston), un ingeniero de sistemas que llega a concluir que desde que empezó a trabajar cada día de su vida ha sido peor que el día anterior. Esto es ilustrado brillantemente con escenas de la cotidianidad en las que se puede ver a Peter en un trancón, en su cubículo y en su pequeña casa. La película no sería especial sin toda la serie de personajes que rodean a este ingeniero entre los que se destacan sus amigos Samir y Michael, la mesera Joanna (Jennifer Aniston) y Milton, un extraño compañero de oficina. Todos ellos van a trabajar totalmente disconformes con lo que hacen. Pero todo cambia en el momento en que Peter va a donde un hipnoterapeuta ocupacional que lo hace entrar en un trance de relajación. Antes de que él pueda salir de este trance, el hipnoterpeuta muere dejando al protagonista en un estado de total tranquilidad en el que nada lo puede alterar.

Breves comentarios sobre la película de los autores del blog

jozerep:

OFFICE SPACE me gusta de principio a fin. Si me pusiera a contar todo lo que me gusta de esta película terminaría contandola toda y esa no es la idea. Me limito a decir que me siento totalmente identificado con los personajes. Tal y como Peter dentro de poco seré ingeniero (menos mal no de sistemas). Igual que Michael me la paso oyendo rap. A cada rato me abordan las inseguridaes de Samir. Amo la serie Kung Fu de la misma manera que lo hace Joanna.Yo haría lo mismo que el vecino de Peter si tuviera una millón de dólares. Pocas películas me han marcado tanto.

wilfo:

Esta película es un buen ejemplo de lo COTIDIANO. Me encantan las escenas que muestran esas cosas rutinarias que nos sacan de quicio y concuerdo con jozerep en sentirme identificado con los personajes. OFFICE SPACE refleja algunas cosas que quiero hacer como estar en un estado permanente de relajación y tranquilidad total en el que nada me importe y haga lo que quiera, robar un banco como en Superman 3, destruir con un bate algo que me estrese diariamente y decirle ‘fuck you’ a una que otra persona.

Mrdiego:

Si nos detenemos por un momento del dia a ver todo lo que sucede en nuestro entorno dejando de pensar en el futuro podremos caer en cuenta de que no es necesario entrar en un estado de hipnosis para poder dejar  de lado todas  las innecesarias preocupaciones. Estamos las mitad de nuestras vidas durmiendo y la otra mitad intentando encontrar un porvenir. Esta película me mostró que joder todo no siempre es un error.  Además de todo lo  ya nombrado, Office Space es una de las razones por las cuales este blog existe (era necesario homenajearla de forma escrita) . Es difícil encontrar una película que una a tres personas de personalidades y gustos tan diferentes.


 

Nuestra obsesión con esta película llega al punto de compartir con ustedes material adicional como: wallpapers, screensavers y un juego.

WALLPAPERS

JUEGO

SCREENSAVERS

Descarga aquí

Advertisements

THIRTEEN CONVERSATIONS ABOUT ONE THING (2002) DIR: JILL SPRECHER

19 Jan

Algunos días atrás me di cuenta que en cualquier conversación casual que tengo, que termina refiriéndose a películas, en algún momento recomiendo thirteen conversation about one thing. El problema es que no es una película muy nombrada, los actores no son tan “reconocidos” y la directora  tiene una corta lista de películas dirigidas. Creo que esto hace que nadie se haya tomado el trabajo de buscarla para verla, además puede que mi recomendación no logre causar curiosidad. Pese a este antecedente,  ocho años después de haberla visto sigo intentando que alguien la vea.Thirteen conversations about one thing o Vidas Contadas, su título en español, es una película coral que trata sobre cuatro personas en el ir y venir del día a día en la ciudad de Nueva York.
Troy, el joven ayudante del fiscal que se ve involucrado en un accidente, Gene, el ejecutivo de la empresa de seguros que humilla a sus empleados huyendo de su fracaso como padre, Walker, un  profesor de instituto que buscando cambiar su vida abandona a su mujer por otra y Beatrice, la limpiadora que busca darle sentido a un milagro de su niñez. De aquí se desprenden otros personajes que complementan la historia. Vidas contadas mezcla cuatro historias contemporáneas en un solo cuento que explora el impacto dramático que la gente tiene en los demás. Creo que esta cinta es un buen ejemplo para este ciclo de películas sobre lo cotidiano.

Considero que este filme transmite una idea base sencilla: la búsqueda de la felicidad y de cómo afrontar la existencia. Mientras se desarrolla esta idea nos encontramos con otros cuestionamientos como la noción del karma, el eterno poder de la esperanza y el destino como producto de las elecciones que hacemos. Finalmente queda esta pregunta que encontré ¿La felicidad como fin del hombre, o como consecuencia de un modo de vivir? Estos son los planteamientos existenciales de los personajes y de la directora, para quien ‘la vida es algo misterioso y lleno de ambigüedad, aunque nada suceda sin una causa y cada uno recoja lo sembrado.’

Cuando se termina la película uno queda con “la sensación de haber mirado a la vida y haber vuelto a descubrir que hay unas cosas más importantes que otras.”

Es una gran película que de alguna forma enseña muchas cosas, a veces siento que es una “enseñanza académica”, de hecho cuando la analizo demasiado me surge una necesidad extraña de hacer un resumen, la descripción de los personajes, un desplegable o hasta un collage.

Sólo espero que por lo menos una persona vea esta película, con eso sentiré que mis esfuerzos en este post y en mis recomendaciones pasadas sobre la misma no fueron en vano.

IKIRU (1952) Dir. Akira Kurosawa

10 Jan

Empieza el año y tanto el fantasma como nosotros volvemos a la rutina de nuestras existencias. Hay que aprovechar este momento, en el que todos nos proponemos metas para el año, y preguntarnos si de verdad vale la pena seguir el camino que llevamos. Por eso hemos decidido empezar el año con una serie de comentarios, intitulada “Cotidiano”, sobre películas que se dedican a mostrarnos la rutina y sus implicaciones en nuestras pequeñas vidas. La película que escogí para este ciclo es un verdadero clásico que tiene más de cincuenta años y sigue vigente. IKIRU es una obra maestra del gran Akira Kurosawa, que logra con su cine plantear grandes preguntas sobre nuestras propias vidas.

 

Manuel Cabral y el escritor de Ikiru. ¿Son la misma persona?

IKIRU gira en torno al señor Watanabe (Takashi Shimura) que es un empleado público con más de treinta años de servicio  al cual se le diagnostica cáncer de estómago. En esa época, ese diagnóstico equivalía a una sentencia de muerte y este señor no podría vivir más allá de un año. Es en ese momento de enfrentarse a la muerte en el que Watanabe se da cuenta de que desde la muerte de su esposa no ha sido más que un muerto en vida, enterrado en su empleo burocrático con la excusa de tener que responder por Mitsuo, su hijo. En medio de la frustración y de los recuerdos este personaje tiene dos encuentros importantes. El primero es con un escritor bohemio interpretado por un actor que a mí me hace recordar al difunto Manuel Cabral.Este escritor trata de mostrarle los placeres de la vida y lo lleva a una noche de excesos llena de música, juego, alcohol y mujeres. En su afán por hacer vivir al agonizante Watanabe, este Manuel Cabral japonés suelta algunas frases como: “Striptease. Esto es lo que yo llamo arte. No, es más que el arte. Es más directo”. Sin embargo estos placeres carnales no alivian la pena de Watanabe y es ahí cuando se da el segundo encuentro que es con la empleada más joven de su despacho. Esta es una joven llena de vida con la cual se obsesiona el personaje y es de esa relación que finalmente surge la respuesta a cómo es que Watanabe va a aprovechar sus últimos días.

La última parte de la película es en el velorio del protagonista. Allí se reúnen sus pocos familiares y gente de su oficina incluidos sus superiores como el alcalde. Durante algo más de media hora se dedican a resumir lo que hizo el difunto en sus últimos días y a indagar el por qué se dio ese repentino cambio, del cual ninguno sabía las verdaderas razones. Todos vinieron a preguntarse por la vida del viejo cuando ya estaba muerto.

Según Akira Kurosawa, una verdadera buena película es interesante y fácil de entender. Eso es IKIRU. Como bien lo sabe el fantasma, definitivamente no hay que temerle a la muerte sino a no vivir. La traducción al español de IKIRU es justamente VIVIR. Termino este comentario con un fragmaneto de La Muerte de Iván Ilich cuyo protagonista se da cuenta de lo insulso de su vida en el momento en que va morir, tal y como Watanabe:

“Es cierto, nada fue como debía, se dijo, pero no importa. Aún puedo hacerlo. Pero…. ¿hacer qué?”