Archive | Milicia RSS feed for this section

Inglourious Basterds (2009) Dir: Quentin Tarantino

15 Aug

¿Que el fantasma quiere historias de guerra? ¿Que el fantasma quiere sangre en medio de tiroteos? Tengo la respuesta: Un pequeño “dramatizado” de la Segunda Guerra Mundial. Claro que esta versión de la historia no aparece en los libros o por lo menos no la leí… soy el menos indicado para asegurarlo. Creo que mi profesora de octavo grado de historia, Yolanda, con su boso y cabello corto rojizo, es fiel testigo de mi incompetencia en esa área. Sin duda debió ser por mi mente dispersa y maléfica que me incitaba a crear un cuento paralelo mientras leía o escuchaba apaciguadamente los interminables relatos históricos. Pero ninguna de mis  historias imaginadas en esas tardes infructíferas y delirantes ha llegado a ser tan grande como la relatada en esta película de Tarantino.

Durante la ocupación Nazi a Francia el Coronel Hans Landa (Christoph Waltz) conocido como “el cazador de judíos” asesina a casi toda la familia judía Dreyfus, de la cual solamente la hija menor Shosanna (Mélanie Laurent) escapa. En el otro bando, el teniente Aldo Raine (Brad Pitt), alias “Aldo el Apache” recluta un grupo de soldados judíos con el objetivo de “cazar Nazis” y cometiendo acciones sanguinarias para producir temor en el ejército alemán. Este grupo es llamado “los bastardos”.

Algunos años después el joven héroe alemán Fredrick Zoller (Daniel Brühl), el cual se interpreta así mismo en  una película sobre sus “grandes hazañas”, se interesa en una mujer llamada Emmanuelle dueña de un cinema francés.  La supuesta francesa Emmanuelle no es más que Shosanna quién es constantemente acortejada por Zoller, tanto así que consigue estrenar la película en este cinema. La premier se convierte en un magno evento Nazi convocando a los líderes alemanes, lo cual es una gran oportunidad para la venganza de  Shosanna y para lo que mejor saben hacer “los bastardos”.

Una sátira monumental acordonada con el sello característico de Tarantino, violencia y estereotipos por doquier,  que para mí responde a la milenaria pregunta ¿qué hubiera pasado si? En este caso cómo finalizar la Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a la actuación resalto el personaje de Christoph Waltz  quien a su modo mostró un papel impecable de un comandante alemán, sin llegar al cliché que esto representa. Esto se vio reflejado  ganando todos los premios, como mejor actor de reparto, recibidos de la película: Óscar, Globos de Oro, BAFTA, SAG, etc. Deja mucho que desear el papel de Brad Pitt. Aunque la actitud de G.I. Joe Popeyesco hiciera parte de su personaje aborrezco su actuación acá.

Los historiadores critican la película por ser anacrónica, los cineastas por los múltiples errores (goofs) de tomas, los Tarantino-adictos la catalogan como la peor de este director, pero los que no sabemos de cine la consideramos como un buen filme, en cierta forma innovador no obstante con varios vacíos en los personajes dejando un sin sabor que lleva a preguntarse al final de la película ¿y los bastardos? Pese a esto para mí es una excelente alternativa frente a las telenovelas de la tarde a las cuales me tengo que enfrentar a causa de la ausencia de cable y vacaciones improvisadas.

Gracias a Atalea por recordarme este título. Espero no me vayan a negar la visa alemana por publicar esta película.

FLAGS OF OUR FATHERS (2006) Dir: Clint Eastwood

21 Jul

Las películas sobre guerra son abundantes pues son el caldo de cultivo propicio para llevar a los personajes hasta los límites de su naturaleza humana. En Hollywood el tema ha sido recurrente y parece una fuente inagotable para producir plata. Dentro de ese mar de películas de todo el mundo y de todo tipo de presupuestos metí la mano y saqué Flags of our Fathers, película que me encanta y que a pesar de haber sido dirigida por Clint Eastwood no es muy reconocida dentro de los círculos en los que me desenvuelvo.

Siempre me emociona ver una buena película de guerra más que a muchas personas por el hecho de que mi papá sea oficial retirado de un ejército que no ha dejado de combatir por décadas, el colombiano. Aunque suene exagerado incluso para mí, nací y crecí en medio de la guerra y por eso creo  poder distinguir entre una buena crónica de un conflicto bélico de una mala (aunque tal vez me esté dando muchas ínfulas, pero mejor sigamos). En este caso digo sin dudarlo que esta es buena. Flags of our Fathers es la historia alrededor de la famosa foto de seis soldados gringos izando la bandera de la unión en Iwo Jima, durante la Segunda Guerra Mundial, a partir de los relatos de los veteranos que sobrevivieron a esos días. Lo interesante es que la película no es una apología de una de las más grandes victorias de ese ejército sino que es un grito de protesta ante las falsas concepciones de heroísmo y grandeza que acompañan normalmente a este tipo de relatos. A lo largo del film se van descubriendo los personajes que en su época fueron magnificados como estrategia publicitaria de la guerra pero que simplemente eran jóvenes comunes y corrientes a los que les tocó vivir esa situación extrema y que preferirían haber evitado ese episodio antes de ser llamados héroes, un calificativo que resulta totalmente vacío en términos prácticos. Clint Eastwood  demuestra que es un viejo zorro y sabe hacer su oficio como pocos y utiliza todas las herramientas de la industria como son una impecable fotografía.

Hay dos escenas que son muy dicientes de la película justamente al inicio y al final. La primera es una reflexión de uno de los veteranos en la que dice:

 “Cualquier imbécil cree que sabe lo que es la guerra. En especial, los que nunca han estado en una. Nos gusta simplificar las cosas: el bien y el mal, héroes y villanos. Siempre abundan de las dos cosas. Casi nunca son lo que nosotros pensamos que son.”

Es precisamente esa visión la que me atrae tanto de esta película, ese intento por alejarse de ver las cosas en blanco y negro, tratatndo de explorar toda la gama de colores que hay en medio. La segunda escena de la que hablé es la escena final de la cual no adelanto nada porque no quiero quitarle emoción a la persona que decida ver la película, sólo digo que después de muchos minutos de guerra y decepción, Clint Eastwood termina el relato mostrándonos lo simple y linda que es la vida aun en los peores momentos.

Definitivamente Flags of our Fathers está dentro de mis películas preferidas, pues me hace pensar profundamente en muchas cosas pero sobre todo recuerdo mucho a todos las personas del ejército que han rodeado mi vida y que pueden haber visto y hecho cosas inimaginables pero nunca dejarán de ser personas valiosas, no por matar guerrilleros sino simplemente por ser humanos capaces de amar la vida y sobre todo a sus familias.

Termino este comentario diciendo que la maestría de Clint Eastwood es tanta que no se contentó con hacer esta película sino que además hizo paralelamente una película que relata la batalla por Iwo Jima desde la perspectiva del ejército japonés: Letters form Iwo Jima. Esta merece un capítulo aparte que espero escribir algún día ya que entre las dos forman una de las mejores obras de la historia.


The Hurt Locker (2008) Dir: Kathryn Bigelow

6 Jul


Este ciclo me emociona, la verdad me encantan las películas sobre guerra, pero últimamente sólo una cinta me ha gustado a parte de Jarhead (2005). Posiblemente es porque estoy cansado de los finales felices en medio de miles de muertos (consecuencia de ver Pearl Harbor).

 Cuando  mi amiga Sandra me preguntó  si debería ver The Hurt locker, las únicas dos  razones  que se me vinieron a la cabeza fueron: la interminable lista  de  premios de la academia que obtuvo (Mejor película, director, guión original, montaje, mezcla de sonido y edición de sonido) y que Kathryn Bigelow había sido la única mujer en ganar un Oscar a mejor director, pero creo que  son más que suficientes. De la misma forma,  espero que estas razones  también persuadan a aquellos que no la han visto de hacerlo.

El sargento y técnico en explosivos; William James (Jeremy Renner), se une a la compañía bravo del campamento Victoria, que está  situado en las cercanías de Baghdad, durante la ocupación de Estados Unidos a Irak. James llega a reemplazar a su difunto predecesor, caído en un atentado días atrás. El argumento  se desarrolla mientras  James intenta convivir con Sanborn (Anthony Mackie) y Eldridge (Brian Geraghty); sus compañeros de compañía, desactiva bombas en vías públicas, enfrenta rebeldes iraquíes  y se relaciona con los pocos pobladores que no los creen hostiles. Estas labores normalmente difíciles, se hacen casi imposibles debido al comportamiento inusual y a los particulares métodos que utiliza el recién llegado a la compañía.

Kathryn Bigelow nos muestra la verdadera historia de la ocupación Estadounidense a Irak, sin el típico desenlace de Hollywood, donde estos tres soldados hubieran podido acabar con todo el medio oriente sin despeinarse. En medio de un constante ambiente de tensión, se pueden ver más de cerca las dos caras de la moneda, una, el drama de los miles de jóvenes que se enlistan pero que jamás hubieran querido estar en una guerra como esa, y la otra, la de aquellos que no soportan una vida fuera de la milicia; en la que no sientan que su vida pende de un hilo.

Esta denuncia cinematográfica, que no consiguió financiación por parte de ninguna de las grandes productoras, se caracteriza por la excelente fotografía y un sonido impecable. Toda una muestra de que con poco dinero se pueden hacer grandes cosas.