Archive | December, 2012

Blade Runner – Ridley Scott (1982)

29 Dec

La pantalla grande y chica nos presentan constantemente estereotipos de personajes. Desde los salvavidas como Mitch Buchannon, las rubias como Reese Witherspoon (no diré nada más acá), los matones mexicanos, cowboys, entre otros. Pero hay un tipo de personaje en especial que ha llamado la atención del público y a partir de su popularidad se creó un género; me refiero a los detectives y policías.

Los policías suelen ser esos torpes comedores de donas que siempre en las persecuciones terminan volcando sus autos, o topándose con un camión que les cierra el paso, y nunca aciertan un disparo. Pero siempre esta aquel individuo que sobresale entre todos, ése que no le gusta el sistema, que es muy violento y/o tienen antecedentes, por ello es despedido (o renuncia) convirtiéndose en detective o investigador privado. Él, un individuo renegado, siempre vuelve a la acción ya sea por asuntos personales, o simplemente porque es el mejor y lo necesitan. Ese es mi personaje favorito.

Pero qué mejor para mí que traer a la pantalla grande a un personaje así en un ambiente totalmente diferente, algo fantasioso pero sin dejar un trasfondo realista y que nos competa en nuestra carrera por el progreso y desarrollo. Qué mejor que un detective retirado en el año 2019 conocido como Deckard , the Blade Runner.

La historia se desarrolla en la versión futurista de Los Ángeles donde la policía contacta al ex detective Deckard (Harrison Ford) para atrapar a cuatro replicantes (reploids o androides) de la serie Nexus 6. Estos androides especiales son superiores en fuerza, agilidad y al menos igual en inteligencia a los humanos; fueron utilizados como esclavos en  exploraciones y colonizaciones peligrosas en otros planetas. Tras un sangriento motín de un grupo de combate de estos replicantes, los declararon bajo la pena de muerte, o como lo llamaban retiro. Deckard perteneció al grupo que se encargó de ello en el pasado. Los integrantes tenían el nombre de Blade Runner.

Los replicantes tienen dos características más que los definen: primero tienen implantados recuerdos artificiales para que crean tener una vida y segundo tienen un tiempo de duración de 4 años. El grupo de replicantes rebeldes en su afán por buscar como extender su existencia, se dan como misión buscar a su creador en la corporación Tyrell, de donde provienen.

Deckard acepta la misión, de mala gana, de retirar a este grupo de replicantes. En su investigación conoce a Rachael (Sean Young), una asistente del jefe de Tyrell Corporation. Una extraña curiosidad y por qué no atracción surge entre estos dos personajes a través de sus intereses personales. La historia se desarrolla así entre la carrera de los replicantes por encontrar información sobre la longevidad de su existencia y la de Deckard por cumplir con su trabajo.

El ambiente futurista del filme no es una simple recreación de lo que era la visión del nuevo milenio en  los 70s, es un concepto que yo consideraría diferente. Este mundo imaginado por Ridley no es más que un vistazo a lo que significa cyberpunk. Cyberpunk es moda, alta tecnología, inteligencia artificial, redes informáticas inimaginables, pero más que todo es la lucha por no perder nuestra humanidad ante todo eso.

Esta es a grandes rasgos la idea en la que se basan grandes obras literarias del género, especialmente en los 80-90’s, como la de Philip K. Dick “Do Androids Dream of Electric Sheep?” de la cual los guionistas Hampton Fancher y David Peoples junto a la magia de Ridley se basan para crear el ambiente futurista de Blade Runner.

El futuro realizado por Ridley exhibe un mundo misterioso, de clima extraño: mañanas con cielo naranja como en un verano perpetuo y de noche con lluvia y neblina. Torres y demás edificaciones luminosas cubren los suelos, sobresaliendo estructuras imponentes que simulan pirámides. Y claro está la alta tecnología en comunicaciones y transporte.

Esta película muestra el género de ciencia ficción en todo su esplendor envolviendo temas desde la filosofía moral a través de las implicaciones del creciente dominio humano de la ingeniería genética, la tecnología sobre el medio ambiente y la sociedad, el control corporativo y policiaco, entre otros.

Blade Runner contiene un enriquecido nivel dramático, a pesar de la apariencia de película de acción.  La narración en primera persona, la mujer seductora y encantadora pero fatal y perspectivas cuestionables sobre moralidad del protagonista, extendido hasta incluso a debatir la humanidad de éste, usando una oscura y sombría cinematografía reflejan la influencia del cine negro.

Como adepto a Ridley, fanático a las películas de detectives y de la onda cyberpunk me veo obligado a calificarla como excelente. En este punto me gustaría motivar a buscar y ver esta película a nuestros 3 fans para comentar al respecto para debatir al respecto y desenmarañar los múltiples misterios y simbolismos que trae consigo este filme.

Advertisements

Stop!

10 Dec

De vez en cuando es bueno salir de la pantalla para recordar y afrontar problemas que vive nuestra sociedad. Es por esto que en esta oportunidad me atreví a presentar Stop! (y no, no es la canción de James Addiction).

Stop! es un proyecto de tipografía experimental, donde presentando un ambiente impactante y macabro, Álvaro Cardozo (asesor de imagen personal del Fantasma) y Harry Villamil construyen una composición respecto al abuso de drogas y su preocupación sobre este tema.

Con mucha paciencia, tinta, aceite, carne, jeringas, trabajo duro y un par de tardes bogotanas lograron producir este video, el cual queda a la opinión de nuestros 4 lectores.

Stop! by HATE studio

Making of: http://www.behance.net/gallery/STOP/6230913